Juicio por la causa La masacre de Trelew

Procesan por homicidio a cinco marinos responsables de la Masacre de Trelew

Martes, 11 de marzo de 2008

Cinco fusiladores sin coartada

El juez Sastre ratificó la prisión preventiva y procesó por homicidio a los oficiales Luis Sosa, Emilio Del Real, Rubén Paccagnini y al cabo Carlos Marandino. El contraalmirante Mayorga, “cómplice necesario”.

Por Nora Veiras

El penal de Marcos Paz, donde están alojados militares y policías represores, tendrá nuevos internos. El juez federal Hugo Sastre procesó a cinco marinos retirados por la Masacre de Trelew, en la que fueron fusilados diecinueve guerrilleros el 22 de agosto de 1972. A partir del encuadramiento de los crímenes como “delitos de lesa humanidad”, les ratificó la prisión preventiva y dispuso embargos de más de dos millones de pesos a cada uno. Los oficiales Luis Emilio Sosa, Emilio
Jorge Del Real, Rubén Norberto Paccagnini y el suboficial Carlos Amadeo Marandino, fueron señalados como “probables autores materiales, penalmente responsables del delito de privación ilegítima de la libertad y homicidio premeditado”. El contraalmirante Horacio Alberto Mayorga, será juzgado como “cómplice necesario” por “haber dictado las normas generales” para el trato de los presos. En los considerandos del fallo, el juez destacó “la falta de colaboración y disposición a la que el Tribunal se ha visto sometido, por parte de la Armada Argentina durante los pasos de esta difícil investigación”.
En la última carilla de la resolución de 44 páginas, el juez federal de Rawson, Chubut, dispone el traslado y alojamiento de Sosa, Paccagnini, Del Real y Mayorga al penal de Marcos Paz. Tras una minuciosa enumeración del testimonio de testigos y fusiladores, Sastre desarmó el relato oficial de la Armada que durante casi treinta y seis años justificó la masacre en un supuesto intento de fuga

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/subnotas/100475-31684-2008-03-11.html

El prófugo en Miami

Martes, 11 de marzo de 2008

El principal implicado en la masacre de Trelew, el teniente de navío Roberto Guillermo Bravo, fue detectado en febrero por una investigación de Página/12 que ubicó su residencia en Miami, Estados Unidos, y reveló que es dueño de una empresa de servicios relacionada con la Fuerzas Armadas norteamericanas. Sindicado por los sobrevivientes como el encargado de darles el tiro de gracia, el juez Hugo Sastre ordenó la detención internacional de Bravo, quien por estar casado con una estadounidense obtuvo la ciudadanía de ese país, haciendo más complicado el proceso judicial. La empresa fundada por el capitán de navío, RGB Group Inc., es una gerenciadora de servicios de alta tecnología para compañías e instituciones de la seguridad nacional y de la salud. A Bravo lo condenó hace treinta años el libro que el escritor Francisco “Paco” Urondo escribió en la cárcel de Villa Devoto, horas antes de salir por la amnistía firmada por el presidente Héctor Cámpora. Allí, los tres sobrevivientes, René Haidar, María Antonia Berger y Alberto Camps narraron el comportamiento del entonces jefe de la guardia penitenciaria antes, durante y después del fusilamiento. Berger recordó que cuando se desangraba en su celda el teniente Bravo gritó nervioso: “¡Pero esta hija de puta no se muere! ¡Cuánto tarda en desangrarse!”.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-99794-2008-02-28.html

Forenses en la base

Jueves, 28 de febrero de 2008

Un equipo de física forense del Instituto Balseiro, del Centro Atómico Bariloche, continuó ayer su pericia sobre las paredes del edificio donde se produjo la Masacre de Trelew en 1972. Si bien el lugar sufrió sucesivas refacciones, los calabozos fueron demolidos y de la construcción original sólo quedó en pie la pared perimetral, el equipo de expertos liderado por el doctor en Física Rodolfo Pregliasco concentra su trabajo en buscar rastros de los proyectiles de las ametralladoras PAM y las pistolas calibre 45 que la Armada admitió haber utilizado la madrugada del 22 de agosto de 1971. El estudio consiste en proyectar sobre el hormigón un haz de rayos gamma para determinar lugar, fuerza de choque y calibre de los impactos que recibió la masa de concreto. El equipo de expertos hizo su primer acercamiento al lugar hace dos meses, siempre a pedido del juez federal de Rawson, Hugo Sastre. Una vez concluido el trabajo de campo, el informe final demoraría entre 15 y 20 días. Para esa fecha el juez ya habría resuelto la situación procesal de los cinco marinos detenidos: Horacio Mayorga, Rubén Paccagnini, Emilio Del Real, Luis Emilio Sosa y Carlos Marandino. Continúa prófugo el teniente Roberto Guillermo Bravo.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-99655-2008-02-26.html

El marino que repitió ante el juez la versión oficial sobre Trelew

Martes, 26 de febrero de 2008

El contraalmirante (R) Horacio Mayorga declaró más de siete horas en la Justicia. Insistió en que lo sucedido fue un intento de fuga frustrado. Muchas de las preguntas estuvieron vinculadas con la intención del juzgado de ascender.

Al prestar declaración indagatoria ante el juez Hugo Sastre, el contraalmirante (R) Horacio Mayorga repitió esquemas clásicos. Insistió en la versión de la Armada que sostiene que la Masacre de Trelew se explica por un supuesto intento de fuga, argumentó que cuando dijo “se hizo lo que se tenía que hacer” en un emblemático discurso de septiembre de 1972 pensó sólo en la moral de su tropa y aseguró que la decisión de trasladar a los 19 guerrilleros que habían entregado sus armas a la Base Almirante Zar y no al penal de Rawson fue tomada por el jefe de la Base, Rubén Norberto Paccagnini. Ocurre que el 15 de agosto, al momento de la huida de los militantes del penal de Rawson, el por entonces comandante de Aviación Naval se encontraba embarcado en el portaaviones 25 de Mayo. Así, fue recién al día siguiente que pudo comunicarse con su subordinado para transmitirle por escrito su aval y una serie de medidas de seguridad para el trato de los detenidos que nunca se cumplieron.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-99410-2008-02-22.html

PAGINA/12 ACCEDIO A LA DECLARACION DEL CABO MARANDINO, QUE CULPA A LA ARMADA

Viernes, 22 de febrero de 2008

“Los fusiladores estaban ahí”

El cabo Carlos Amadeo Marandino declaró, ante el juez que investiga la Masacre de Trelew, que en el ’72 la Marina le ordenó dar información falsa para encubrir el fusilamiento de los presos. Dijo que en octubre de 2007, los capitanes Vázquez y Poggi lo citaron al Edificio Libertad para hablar de la causa judicial.

Por Diego Martínez

En 1972 la Armada Argentina ordenó a sus oficiales formular declaraciones con información falsa con el fin de encubrir el fusilamiento de dieciséis presos políticos indefensos y respaldar la versión oficial del “intento de fuga” en la base aeronaval Almirante Zar. El dato consta en la declaración ante la Justicia del cabo que abrió las puertas de los calabozos, Carlos Amadeo Marandino, al que Página/12 tuvo acceso exclusivo. Es novedoso en boca de un marino, pero a nadie sorprende: se trata de la misma fuerza que instaló el mayor centro de exterminio de la ciudad de Buenos Aires y aún no se dignó informar el destino de un solo detenido-desaparecido. Aún más preocupante, sin embargo, es el presente de la Armada: en octubre del año pasado dos capitanes citaron a Marandino al Edificio Libertad para comunicarle la reapertura de la causa y anticiparle que lo tendrían al tanto de cualquier novedad. No sería un caso aislado: según pudo saber Página/12, el capitán de navío Juan Martín Poggi, subsecretario de Relaciones Institucionales que recibió a Marandino, tiene a su cargo una dependencia que en la jerga naval se denomina “Grupo de Contención” y funciona dentro de la Secretaría General Naval con el fin de asesorar a los camaradas en desgracia imputados por delitos de lesa humanidad.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-99304-2008-02-21.html